Information
Imprimir

Ecuador: trabajadores atrapados en el fuego cruzado de los patrones

Information
03 Febrero 2024 56 visitas

Ecuador, 31 de enero—Los trabajadores en Ecuador se han visto atrapados entre una guerra territorial entre bandas de narcotraficantes lideradas por José Adolfo Macías, conocido por el alias “Fito” y el Estado ecuatoriano encabezado por el nuevo presidente Daniel Noboa. Por supuesto, los trabajadores han sido víctimas de los ataques de ambos lados de esta lucha. Hombres armados contratados por los cárteles han tomado cientos de rehenes. También tomaron una estación de televisión durante una transmisión en vivo (un evento que fue ampliamente visto en Internet), mataron al menos a 14 personas y amenazaron con ejecutar a más trabajadores y soldados. En respuesta, el gobierno ha bloqueado el país, ha instituido un toque de queda y busca que los trabajadores en Ecuador paguen por estas guerras (Reuters, 1/12). Todo esto, mientras terribles condiciones económicas causan estragos entre los trabajadores ecuatorianos. El veinticinco por ciento de los niños ecuatorianos carecen de acceso a una nutrición adecuada (Instituto de Derechos Humanos, 9/7/23)

La apariencia del gobierno defendiendo a sus ciudadanos de las pandillas oculta la verdadera esencia del conflicto: los patrones compitiendo por el control de las ganancias decrecientes durante una crisis del capitalismo. La economía ecuatoriana, dependiente del petróleo, está en declive y su gobierno, como muchos de los países que no se benefician tanto del saqueo imperialista, no es lo suficientemente poderoso como para derrotar a los capitalistas no estatales rivales, como las bandas de narcotraficantes. Eso no impedirá que gobiernos capitalistas como el de Ecuador intenten instituir niveles más altos de fascismo, al tiempo que exponen a los trabajadores a más violencia. De hecho, los planes de Ecuador para construir nuevas cárceles de alta seguridad e instituir penas legales más severas por posesión de drogas se inspiraron en la reciente guerra contra las drogas de El Salvador. Esa guerra contra los trabajadores ha resultado en que 60.000 personas sean encarceladas en un país de seis millones, y se estima que una de cada seis es inocente (San Fernando Sun, 22/03/23). Los patrones en Filipinas han librado su propia “guerra contra las drogas” desde 2016, que resultó en la muerte de 12.000 trabajadores urbanos, en su mayoría pobres.

Este conflicto también muestra cómo Estados Unidos y Europa luchan por mantener el orden en los países bajo su esfera de influencia. Ucrania, aliado de Estados Unidos, no ha logrado repeler los ataques rusos a pesar de miles de millones de dólares en armas, Israel continúa su genocidio de trabajadores en Palestina a pesar de una débil presión de Estados Unidos para controlar el conflicto. Recientemente, China ha superado a Estados

Unidos como principal socio comercial de Ecuador (Al Jazeera 19/12/22). A medida que las crisis del capitalismo, como la violencia del narcotráfico, sigan empeorando y la rivalidad interimperialista entre Estados Unidos y China se intensifique, los trabajadores seguirán expuestos a más violencia y fascismo a manos de sus patrones. Lo único que salvará a todos los trabajadores de las bandas de narcotraficantes, las bandas estatales y la guerra imperialista es el comunismo, donde los trabajadores, y no los belicistas capitalistas, en realidad dirigen la sociedad. ¡Únase al Partido Laborista Progresista y lideremos juntos esta revolución!