Information
Imprimir

Cartas ... 28 de febrero 2024

Information
15 Febrero 2024 68 visitas

Harlem
El pasado mes de noviembre reanudamos las reuniones políticas mensuales en Harlem. Nos estamos organizando contra el acoso policial del alcalde Eric Adams y luchando por viviendas adecuadas para personas de bajos ingresos para TODOS los residentes e inmigrantes. También nos unimos a la Fraternidad Episcopal por la Paz para luchar contra el genocidio en Gaza y Cisjordania y luchar para poner fin a la ocupación, poner fin a la financiación militar para Israel y por un alto el fuego permanente. Nos estamos organizando para enviar gente de la iglesia y la comunidad a todas las acciones pro palestinas en Nueva York.

En nuestra ciudad, nos unimos a todas las manifestaciones en apoyo de los palestinos y exigimos un alto el fuego, el fin de la ocupación y el fin de toda financiación militar a Israel. Nos organizamos para apoyar un diálogo judío y musulmán. y trabajar para involucrar a los estudiantes de secundaria en él. Además, mi nieto acaba de ir con su grupo de la escuela secundaria a recorrer el museo del Holocausto en D.C. y lo animo a que organice a sus amigos que asistieron (y a otros estudiantes) en un grupo de estudio sobre las raíces del fascismo y cómo combatirlo.

Estoy liderando un grupo de lectura en línea que discute “El Proyecto 1619” y examino qué tipos de activismo puede sugerir su análisis para el Comité de Acción Social de nuestra congregación

♦♦♦♦♦
No utilices la “limpieza étnica”
Un editorial reciente de DESAFIO habló sobre los horribles asesinatos en masa y la limpieza étnica que la clase dominante israelí está llevando a cabo en Gaza. Era un editorial excelente -como también el resto del periódico- que ofrecía un soplo de aire fresco, en contraste con totdo el nacionalismo mortal que subyace al asesinato en masa en Gaza, y también defendido erróneamente por algunas personas que participan en las actuales y generalizadas protestas contra esa matanza.

Sin embargo, creo que siempre deberíamos abstenernos de utilizar la expresión limpieza étnica. La palabra limpieza, como sabemos, significa limpiar. Pero no hay absolutamente nada limpio o positivo en el genocidio. La expresión -limpieza étnica- encarna la ideología intolerable de los racistas que cometen genocidio. No les cedamos ni un centímetro, ni políticamente, ni militarmente, ni lingüísticamente.

♦♦♦♦♦
Luchando contra las ideas nacionalistas en el movimiento
Algunos de nosotros, del Partido Laboral Progresista, asistimos a un seminario del Sindicato de Maestros de Boston, “Antisionismo y antisemitismo”. Desde el seminario, he estado pensando en las complejidades de elevar nuestra línea dentro de un movimiento que está fuertemente impactado por el nacionalismo y el liberalismo.

El movimiento apunta a Israel como un estado colonial de colonos más que como un estado capitalista (fascista), siendo el capitalismo la raíz de todos los tipos de colonialismo e imperialismo. El colonialismo de colonos se produce cuando una potencia colonial reclama la tierra, no sólo los recursos y el trabajo de un pueblo explotado. Esta forma de colonialismo conduce al racismo y al genocidio, como lo que los británicos y luego los Estados Unidos hicieron con los nativos americanos. ¿Pero es esto peor que el “simple y viejo colonialismo”, que se transformó en imperialismo en el siglo XX? Ambos continúan oprimiendo, desplazando y asesinando a obreros en todo el mundo, por ejemplo en la República Democrática del Congo, América Central, Haití y Sudán. Todos los obreros de estos lugares sufren la brutalidad del imperialismo.

Cuando el concepto de globalización se hizo popular en la década de 1990, parecía reflejar nuevas realidades en el mundo, haciendo irrelevante el concepto leninista de imperialismo. Jugar con las palabras de esta manera es lo que hacen los liberales cuando no quieren abrazar un análisis marxista. Pero el marxismo-leninismo es necesario para comprender el mundo actual y todas sus interconexiones y es necesario porque nos conduce a una solución revolucionaria.

Debido a su nacionalismo, la izquierda revisionista resalta la identidad étnica y resta importancia a la clase. Se niega a condenar el capitalismo por miedo a parecer marxistas. Su fijación con el colonialismo de colonos refuerza la obsesión por la tierra que parece estar en el centro del conflicto palestino-israelí. También abrazan la autodeterminación de los palestinos (y de todos los demás), que es también la justificación de un estado judío (autodeterminación para los judíos). Esto sitúa el conflicto dentro del marco capitalista de la nación y evita la cuestión tan importante de a qué clase sirve el Estado. Para la clase trabajadora, ganar su propio estado (es decir, el nacionalismo) significa cambiar el color/etnicidad de sus opresores, no la liberación.

La autodeterminación (encarnada en el canto “Del río al mar, Palestina será libre”) supone que el “yo” de uno es principalmente su etnia, religión o género, más que su clase. Es otra expresión de la política de identidad. Estas cosas son reales e importantes para muchas personas, pero cuando piensas en lo que determina principalmente nuestra condición de vida, es nuestra clase. La maquinaria de propaganda capitalista nos engaña para mantener dividida a la clase trabajadora. La autodeterminación no resolvió los problemas de los trabajadores en Sudáfrica, Argelia, Vietnam o muchos otros países del mundo cuando lucharon contra los opresores coloniales, como tampoco resolverá el problema de los trabajadores en Palestina.

A pesar de nuestra etnia, religión o género, los trabajadores sufren la misma economía capitalista que busca ganancias a corto plazo por encima de todo y resulta en precios altos, salarios bajos, la comercialización de productos que dañan nuestras vidas (por ejemplo, alimentos procesados y productos farmacéuticos), racismo y sexismo. Durante el Covid-19, todos estábamos sujetos a la misma clase capitalista disfuncional y egoísta que anteponía las ganancias a la vida de las personas.

El lavado de cerebro capitalista hace que la mayoría de la gente perciba el conflicto palestino-israelí como un choque de culturas, en lugar de un conflicto diseñado por las potencias imperialistas para asegurar sus intereses petroleros en el Medio Oriente. Con los capitalistas controlando la narrativa, parece como si los palestinos y los israelíes se odiaran porque ambos quieren vivir en la misma tierra, lo que encaja perfectamente con el enfoque decidido del movimiento actual en el “colonialismo de colonos”. Para aquellos de nosotros que trabajamos dentro de este movimiento, debemos contrarrestar los cánticos nacionalistas con el canto consciente de clase: “árabes, judíos, negros y blancos, trabajadores del mundo, uníos”.

Por más horribles que sean las guerras, crean oportunidades para politizar a la clase trabajadora. Hacen que la gente quiera tomar una postura y pensar más profundamente sobre la sociedad. ¿Por qué no deberíamos construir un movimiento que sea anticapitalista? ¡¡La clase trabajadora está preparada para ello!! ¿Por qué los trabajadores no deberían empezar a pensar en el camino hacia la liberación real en lugar de quedarse atrapados en soluciones capitalistas?
♦♦♦♦♦