Information
Imprimir

Editorial: Haití - el desprecio y el desorden racistas exigen una revolución

Information
29 Marzo 2024 63 visitas

El último estallido de violencia antiobrera en Haití es otro recordatorio del fracaso total y el declive del imperialismo estadounidense. En medio de divisiones entre los patrones locales de Haití, y con los gobernantes estadounidenses preocupados por una guerra en Ucrania y el genocidio israelí en Gaza, bandas armadas están luchando ferozmente por su porción del pastel capitalista. Mientras las familias huyen para salvar sus vidas, las pandillas libran batallas campales con la policía nacional y ahora controlan la mayor parte de la capital, Puerto Príncipe. Las instituciones estatales están rotas. Los sistemas de agua y alcantarillado han colapsado. Casi la mitad de los 11,7 millones de habitantes de Haití padecen hambre. Más de 360.000 trabajadores y niños son refugiados internos (msn.com, 3/21).

Este caos mortal es una prueba más de que la clase trabajadora internacional no tiene ningún interés en el sistema de ganancias. ¡La clase trabajadora—jóvenes, trabajadores y camaradas del Partido Laboral Progresista—necesita solidaridad internacional de nuestras hermanas y hermanos de clase ahora! Sólo la revolución comunista puede liberar a los trabajadores en Haití y en todo el mundo de la violencia de los patrones capitalistas impulsada por las ganancias. Sólo el comunismo puede satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores y dar a nuestros hijos un futuro saludable.

Gangsters grandes y pequeños

Las pandillas en Haití no son simplemente trabajadores deshonestos. Muchos son ex agentes o ex policías entrenados que buscan dominar el país para obtener cualquier parte del pastel que puedan obtener. El estado de anarquía en Haití obligó a los imperialistas estadounidenses a derrocar al ampliamente odiado Ariel Henry, el presidente interino y primer ministro a quien habían respaldado desde 2021, cuando el último presidente electo de Haití, Jovenel Moise, fue asesinado. El mandato de Henry fue considerado ilegítimo por la élite tradicional de Haití, que también vio la elección de Moise como resultado de una manipulación y un fraude abierto por parte de la administración del presidente estadounidense Barack Obama.

En el momento del derrocamiento de Henry, éste regresaba de Kenia, donde había firmado un acuerdo de “seguridad” con Estados Unidos, Francia y Canadá para traer mil policías notoriamente violentos de Kenia para “domesticar” a las pandillas en Haití (CNN, 22/03). Sin embargo, ya era demasiado tarde para Henry. El 5 de marzo, cuando su avión debía aterrizar en República Dominicana, las pandillas habían cerrado los aeropuertos. El avión de Henry fue desviado a Puerto Rico, donde sus amos imperialistas estadounidenses lo obligaron a renunciar. Establecieron un nuevo consejo de transición y lo llenaron con algunos de sus ladrones y gánsteres favoritos.
El uso de pandillas para aterrorizar y torturar a la clase trabajadora en Haití se remonta a los 19 años de ocupación estadounidense de Haití a principios del siglo XX , y al posterior reinado de treinta años de los asesinos “Papa Doc” y “ Bebé doctor” Duvalier. Con el apoyo abierto de Estados Unidos, los Duvalier aterrorizaron a los trabajadores en Haití con sus paramilitares, los infames Tonton Macoutes. En 1994, años después del derrocamiento de Baby Doc, Estados Unidos invadió una vez más el país para restaurar el orden capitalista reinstalando a su títere, el falso izquierdista Jean-Bertrand Aristide. En 2004, regresaron como parte de una fuerza de “mantenimiento de la paz” para sofocar una revuelta de las milicias. Mientras tanto, los imperialistas estadounidenses colaboraron con bandas con estrechos vínculos con el antiguo régimen de Duvalier y los Tonton Macoutes.

Mientras los trabajadores siguen siendo aterrorizados con violaciones, secuestros y asesinatos, no hay “solución” para Haití bajo el capitalismo. Los imperialistas estadounidenses sólo sienten un desprecio racista por los trabajadores y jóvenes que viven a un paso de la muerte, con acceso limitado o nulo a la electricidad, agua potable, saneamiento, atención médica o vivienda. Los patrones estadounidenses ya han justificado su próxima invasión bajo el pretexto de restaurar la democracia y librar al país de las pandillas. Sin embargo, su verdadera preocupación es que la crisis pueda resultar en una avalancha de cientos de miles de trabajadores haitianos hacia Estados Unidos en un año electoral. También temen que pueda desestabilizar el Caribe y dar a China y Rusia, sus rivales imperialistas, la oportunidad de hacer avances en la región a sus expensas. Mientras tanto, los patrones racistas en la República Dominicana están trabajando con los vigilantes para expulsar violentamente a los haitianos que buscan refugio. Siguiendo el ejemplo de los limpiadores étnicos en Israel y Estados Unidos, el presidente Luis Abinader está trabajando para mantener fuera a los trabajadores haitianos.

La clase trabajadora no se toma de brazos cruzados estas atrocidades capitalistas. En los barrios bajo el brutal control de los pequeños gánsteres, los trabajadores se han unido en grupos como Bwa Kale. Están volteando las armas, atacando y matando a miembros conocidos de pandillas. Pero estas rebeliones representan una amenaza para los mayores gánsteres de todos: los imperialistas estadounidenses. Muy conscientes de la larga historia de odio de clase antiimperialista en Haití, que podría convertir una intervención directa en una debacle sangrienta, los patrones estadounidenses acudieron a las Naciones Unidas en busca de tropas para sofocar la violencia contra las pandillas.

El genocidio Joe Biden y el primer ministro canadiense Justin Trudeau están subcontratando su próxima invasión de Haití a Kenia y otros países africanos. Al igual que en Gaza, los gobernantes imperialistas están decididos a impedir que los trabajadores asediados en Haití se unan a una rebelión masiva. Sin embargo, los patrones tienen un gran problema: ¡los trabajadores siempre contraatacan!

¡Los trabajadores en Haití necesitan solidaridad y comunismo!

Mientras las organizaciones de la clase dominante llaman a la “caridad” para Haití, el Partido Laboral Progresista llama a la solidaridad de la clase trabajadora y al internacionalismo entre nuestros miembros y amigos, y a la revolución comunista. Las luchas de liberación nacional sólo reemplazan un grupo de patrones por otro; nunca podrán resolver los problemas de la clase trabajadora internacional.

En 1804, cuando los trabajadores de Haití ganaron su violenta rebelión contra sus esclavizadores franceses, se convirtieron en un faro de inspiración para los trabajadores esclavizados de todo el mundo. Los esclavizadores de todo el mundo temblaron. Sin embargo, donde la esclavitud ha sido abolida, la esclavitud asalariada capitalista ha tomado su lugar. Ahora los trabajadores necesitan dar el siguiente paso, hacia una sociedad dirigida por y para los trabajadores: hacia el comunismo.

Bajo el comunismo, las ganancias y el dinero serán eliminados, junto con los parásitos capitalistas que roban los frutos de nuestro trabajo. Liberados del terror y la explotación patronal, los trabajadores de Haití ayudarán a crear una nueva sociedad que sirva las necesidades de nuestra clase. ¡Lucha por el comunismo! ¡Únase al Partido Laboral Progresista!