Information
Imprimir

Centenario de la muerte de Lenin: Párate sobre el hombro del gigante revolucionario

Information
03 Febrero 2024 59 visitas

El 21 de enero de 2024 se cumple el centenario de la muerte del gran revolucionario Vladimir Ilich Ulyanov. “Lenin” era su nombre revolucionario. Dedicó su vida a los explotados y oprimidos del mundo: trabajadores, campesinos, mujeres y aquellos especialmente explotados por el colonialismo y el racismo. Dedicó su vida a la destrucción del capitalismo y al establecimiento de un mundo igualitario sin racismo ni sexismo. Mientras el capitalismo asola el mundo con guerras (ver editorial, página 2), contribuyamos todos a la lucha por el comunismo.

Representa todo un movimiento
Lenin representó todo un movimiento y toda una época histórica. No hizo nada por sí mismo. Al mismo tiempo, impulsó la lucha de la clase trabajadora por el comunismo con sus incansables esfuerzos.
Lenin, uno de los gigantes, junto con Karl Marx y Friedrich Engels, son pioneros del pensamiento comunista. Expusieron las contradicciones básicas entre el capitalismo y la clase trabajadora. Todavía tenemos mucho que aprender de ellos.

Otros grandes revolucionarios provienen de la clase trabajadora. Stalin fue uno de ellos. Lenin, al igual que Marx y Mao Zedong, provenía de la pequeña burguesía. Demostraron que, en última instancia, lo que cuenta para cada individuo no es el nacimiento sino su ideología y a qué decide dedicar su vida.

Al igual que Marx y Engels, sus grandes maestros y modelos, Lenin dedicó su vida a los explotados y oprimidos del mundo. A la clase trabajadora en primer lugar, pero también al campesinado y a los superexplotados por el colonialismo y el racismo. Fue un estudiante brillante e innovador de Marx y Engels.

Lenin: teoría y práctica
Lenin fue un gran teórico revolucionario. En sus primeros trabajos ¿Qué hacer? expuso y luchó por el principio: “Sin teoría revolucionaria no puede haber movimiento revolucionario”. Por teoría revolucionaria se refería a la necesidad de exponer el oportunismo, el reformismo, el ultraizquierdismo y todas las ideas que se oponían a la abolición total del capitalismo y la necesidad de una revolución violenta para lograrlo.

Lenin inventó el concepto de partido revolucionario compuesto por lo que llamó “revolucionarios profesionales”: trabajadores y otras personas dedicadas a la revolución, no a reformar el capitalismo. Esto era completamente diferente de los otros partidos de la Internacional Socialista (la “Segunda Internacional”). La mayoría de sus miembros estaban en sindicatos. Lenin demostró que los sindicatos, que están diseñados para luchar por reformas bajo el capitalismo, no pueden convertirse en organizaciones revolucionarias.
Pero, bajo la dirección de un partido comunista revolucionario, los trabajadores sindicalizados pueden ser instruidos en la lucha mediante huelgas, incluidas huelgas masivas. Al mismo tiempo, estas luchas mostrarán en la práctica cómo el capitalismo no puede reformarse para servir a los intereses de los trabajadores sino que debe ser derrocado.

Lenin demostró que el partido comunista revolucionario debe ser principalmente clandestino e ilegal. Sus actividades legales, aunque importantes mientras sean permitidas por la clase dominante, nunca pueden ser su forma principal.

Lenin avanzó en nuestra comprensión del imperialismo, al que llamó la “etapa más elevada del capitalismo”. El imperialismo es el control por parte de las corporaciones multinacionales en los principales países industrializados, ya sea mediante la fuerza militar, el control financiero o la propiedad, de la mayor parte de la tierra y la gente del mundo.

Liderando el mundo
En la época de Lenin, este control se realizaba principalmente a través de colonias reales, donde las clases dominantes de los países imperialistas gobernaban y explotaban “sus” colonias directamente. La competencia entre estos países imperialistas –Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, Alemania, Bélgica, Holanda, España, Italia y Japón– condujo a la Primera y la Segunda Guerra Mundial, y a muchas otras guerras posteriores.
Bajo el liderazgo de Lenin, la Unión Soviética formó la Internacional Comunista (Comintern), que capacitó y organizó a trabajadores y otras personas de todas las colonias del mundo para luchar tanto por la independencia nacional como por el socialismo. Esto fue a la vez un éxito en la obtención de la independencia nacional (prácticamente ya no quedan “colonias” tradicionales gobernadas directamente por países imperialistas) y un espectacular fracaso, en el sentido de que la independencia nacional no condujo al comunismo.

Las implicaciones de la oposición revolucionaria al imperialismo fueron profundamente antirracistas. El antiimperialismo de Lenin ayudó a inspirar a millones de personas de piel más oscura del mundo a rebelarse contra sus «amos» coloniales.

Necesitamos apreciar su imaginación revolucionaria, ya que, dado el alineamiento de fuerzas, era necesario dar un salto hacia el futuro, ya que de lo contrario la transición podría nunca tener lugar. Nosotros en el PLP debemos tener esto constantemente presente: no importa cuán sombrías puedan parecer las cosas hoy, cambiarán. El futuro es nuestro, pero sólo si nos atenemos a nuestra línea y acciones revolucionarias como lo hizo Lenin y como él nos enseñó a hacerlo.

Deberíamos estudiar las obras de Lenin, de manera crítica, por supuesto. Pero también con respeto ya que tenemos mucho que aprender.

Nosotros y los trabajadores, intelectuales, estudiantes y otros con conciencia de clase en todas partes del mundo tenemos una inmensa deuda con él. La mejor manera de reconocer esa deuda es trabajando por la revolución comunista lo mejor que podamos.