Information
Imprimir

Newark: Ideas nacionalistas quemadas por la resistencia antirracista

Information
05 Julio 2024 57 visitas

Newark, Nueva Jersey, 22 de junio—Mientras se cierne la amenaza de la Tercera Guerra Mundial entre las superpotencias del mundo (China, Rusia y Estados Unidos) y se intensifica el calentamiento global, catorce miembros y amigos del Partido, incluidos estudiantes de secundaria se reunieron para celebrar el 65 años de influencia del Partido. El evento presentó historias de lucha de obreros tanto a nivel local en Newark como a nivel internacional para promover una visión de un mundo unificado bajo un solo partido, el PLP.

El discurso de apertura subrayó la importancia de la reunión, particularmente para aquellos que habían sido invitados desde las luchas del campamento de Rutgers. Tomaron nota de la decisión de la Universidad de Rutgers de desmantelar el campamento, así como de acciones recientes de otras universidades “liberales” y lo denunciaron como un síntoma del creciente fascismo que enfrentan no sólo los obreros en Estados Unidos, sino a nivel internacional por resistir el genocidio capitalista de los obreros en Palestina.

Trazando paralelismos entre las luchas actuales y el fascismo histórico, el orador sostuvo que el sistema estatal capitalista existente y los líderes políticos, incluidos los liberales y progresistas, son cada vez más fascistas.

Alguien preguntó: “¿Qué es el Estado?” Un participante respondió: “El Estado es un instrumento en manos de la clase dominante, utilizado para quebrar la resistencia de los adversarios de esa clase”. Una solución liberal común vendida a los obreros de Medio Oriente es una solución de dos Estados para Israel y Palestina. En la discusión surgió que cualquier Estado, gobernado por Hamás o los sionistas, antepondría a los gobernantes ricos a los obreros.

Otros presentes afirmaron que un Estado palestino sería uno de “autodeterminación” y no de explotación. Discutimos cómo las revoluciones nacionalistas en Sudáfrica, Vietnam y muchos otros lugares muestran que la “autodeterminación” es una ilusión destinada a ofuscar la explotación capitalista. Lo que alguna vez fueron campos de batalla abiertos contra el dominio de los patrones, hoy son naciones gobernadas por sus propios patrones que explotan a los trabajadores de las fábricas clandestinas para producir mercancías con fines de lucro. De manera similar, en Estados Unidos, los obreros bajo el capitalismo enfrentan la ilusión de que el Estado puede reformarse, enmarcada en la libertad de votar por los republicanos o los demócratas. Esta falsa sensación de libertad se extiende hasta unirse a grupos anarquistas o reformistas. La mayoría de los reformistas utilizan políticas de género, nacionalistas y de identidad para atender a un grupo selecto, alienando a otros grupos. Estos otros grupos luego son empujados hacia sus respectivos líderes engañosos, creando una batalla cultural de obrero contra obrero en la que los únicos ganadores son los capitalistas. El ideal de que las reformas salvarán a todos es sólo una ilusión.

Dos estudiantes de secundaria presentes, uno de los cuales participa en el club modelo de la ONU de su escuela, notaron cómo incluso las organizaciones supuestamente internacionales como la ONU simplemente brindan otra ilusión a los trabajadores. Dijeron que si bien la ONU parece ser una organización basada en el consenso formada por muchos estados, en realidad está dominada por cinco “miembros permanentes” que tienen poder de veto sobre cualquier propuesta. Como era de esperar, estos miembros permanentes incluyen algunas de las concentraciones de capital más ricas del mundo: Estados Unidos, China, Rusia, el Reino Unido y Francia.

Luego, la discusión destacó los beneficios del centralismo comunista. Se argumentó que este enfoque examina las cuestiones desde múltiples ángulos y ofrece una solución integral y con conciencia de clase a las condiciones materiales. Alguien habló de la importante experiencia durante los campamentos de organización de alimentación, seguridad y prohibición de fotografías por parte de provocadores al estilo comunista. Los recursos se suministraron y organizaron colectivamente en función de quienes podían hacerlo y se distribuyeron colectivamente en función de las necesidades. La historia muestra que ese centralismo comunista es lo suficientemente eficiente como para derrotar a los enemigos capitalistas, como el Ejército Rojo que derrotó a los blancos en Rusia o los comunistas que derrotaron al Kuomintang nacionalista en China, debido a la naturaleza fragmentada de la oposición capitalista. De hecho, una crítica que se hizo a los campamentos fue que sus demandas a menudo carecían de una organización clara y a menudo estaban dominadas por sindicatos reformistas.

También se destacó durante la discusión la valiente lucha de los estudiantes mientras la policía llamada por las universidades desde California hasta Nueva Jersey tardó horas en llegar y se quedó de brazos cruzados mientras provocadores armados atacaban brutalmente a los estudiantes.

Los trabajadores tienen que tomar una decisión convincente: 1) Aceptar la “libertad” de la autodeterminación: en esta visión, prevalecería el capitalismo con todos sus engaños, opresión, superexplotación, apartheid y genocidio masivo. O 2) Únase a la LUCHA POR UN MUNDO UNIFICADO BAJO UN PARTIDO LIDERADO POR EL PLP. El comunismo implica que el Partido lidere todas las facetas de la sociedad. Para lograrlo, millones de trabajadores deben convertirse en organizadores del comunismo. La victoria implica colaborar con la clase obrera, reconociendo tanto los avances como las deficiencias. Significa organizar y educar a otros para resistir el capitalismo en el trabajo, en nuestras comunidades. Significa involucrarse en organizaciones de masas, invitar amigos a tu casa y unirte al PLP para construir un futuro comunista.