Information
Imprimir

PLP: tu partido de lucha al que unirte

Information
05 Julio 2024 56 visitas

El siguiente artículo fue parte de una serie de doce partes titulada Una breve historia del Partido Laboral Progresista (PLP) y sus actividades en Estudiantes para una Sociedad Democrática (SDS, por sus siglas en inglés), publicada por primera vez en CHALLENGE a principios de 2007.

En el otoño de 1967, habían surgido secciones de Estudiantes por una Sociedad Democrática (SDS) en cientos de campus universitarios de Estados Unidos. Siguió un vigoroso debate sobre las tácticas del movimiento contra la guerra. Los miembros del Partido Laboral Progresista (PLP) defendieron el principio de que las tácticas surgían de la política y que la lealtad de clase era la clave de la política.
Desde el principio, el PLP estuvo solo en la lucha por una “Alianza Trabajador-Estudiante”. Esta posición tuvo varias consecuencias prácticas:

* Los patrones estadounidenses obtuvieron carne de cañón para la guerra de Vietnam a través de un reclutamiento militar. Sin embargo, los estudiantes universitarios podían disfrutar de un aplazamiento estudiantil “2-S”. El PLP argumentó que una posición pacifista de principios requería rechazar este privilegio de clase. Los militantes del PLP lo rechazaron individualmente y como una posición de masas. Como resultado, muchos miembros del PLP fueron reclutados forzosamente.  Los altos mandos militares consideraron que algunos no eran aptos para el servicio militar por “razones políticas”. Otros ingresaron al ejército y se organizaron contra la guerra en el interior. La posición de principios del PLP contra el aplazamiento del 2-S ganó un respeto generalizado en todo el movimiento, incluyendo la admiración a regañadientes de los oponentes de derecha del Partido dentro de SDS.

* Desde el principio, el PLP también se opuso vigorosamente a la posición de la dirección “oficial” del movimiento contra la guerra, de que “Detener los bombardeos y negociar” era la única línea de masas que podía movilizar a un gran número de personas dentro de los EE.UU. El Partido también sostuvo que se trataba de una guerra imperialista y no sólo de un “error” de algunos políticos. El PLP argumentó que, como invasor imperialista, la clase dominante estadounidense no tenía derecho a negociar ni un palmo de tierra en Vietnam; y que la única demanda viable era “¡Estados Unidos fuera YA!” Esta lucha en torno a este principio (correcto en la medida de lo posible) tendría importantes consecuencias varios años más tarde, cuando los dirigentes “comunistas” vietnamitas iniciaron negociaciones con la administración Nixon.

* A finales de la década de 1960, la militancia espontánea de la clase trabajadora estaba proliferando, con huelgas industriales, levantamientos en el centro de las ciudades y rebeliones dentro del ejército imperialista. El PLP tomó la iniciativa al argumentar que los estudiantes deberían apoyar estas luchas, particularmente con acciones concretas.

* El PLP organizó proyectos de verano de “inmersión laboral” en 1967, 1968 y 1969, con dos objetivos principales: primero, educar a los estudiantes pacifistas sobre la verdadera naturaleza de la clase trabajadora y la necesidad de unirse con los trabajadores; segundo, llevar la política antiguerra y antiimperialista a la clase trabajadora. De forma limitada, los proyectos de “inmersión laboral” tuvieron bastante éxito. Los estudiantes participantes arrojaron muchas ilusiones reaccionarias sobre los trabajadores, entre ellas la calumnia promovida por los patrones de que los trabajadores eran racistas, “patanes” reaccionarios incapaces de comprender sus intereses de clase. Los trabajadores que conocieron a los participantes de los proyectos vieron el potencial de unirse con estudiantes y comunistas del movimiento antiguerra. Los patrones se volvieron locos y publicaron varios documentos oficiales que revelaban su pánico ante la perspectiva de que trabajadores y estudiantes se unieran masivamente para oponerse a la guerra. El PLP argumentó que este pánico por sí solo indicaba que estábamos en el camino correcto.

* Dentro de SDS, comenzó a surgir un debate cada vez más intenso en torno a esta cuestión. El PLP abogó por la unidad con los trabajadores de la industria, el transporte y las comunicaciones, y por concretar esta unidad apoyando las huelgas en la industria automotriz, otras industrias pesadas, la telefonía (aún faltaban dos décadas para que la computadora se convirtiera en un artículo de masas), hospitales, etc. La “derecha” (como la llamábamos) se opuso a esta posición, argumentando que la clase trabajadora “tradicional” se había vuelto obsoleta, que era irremediablemente reaccionaria y que “la verdadera esperanza de la revolución” estaba en la “nueva clase trabajadora” de intelectuales y profesionales alienados. El principal portavoz de esta tontería fue Herbert Marcuse, un ex socialdemócrata alemán que había emigrado a Estados Unidos y se convirtió en profesor en California. Los patrones felizmente lo ungieron ideólogo de la “Nueva Izquierda”. Promovieron sus ideas y su libro One-Dimensional Man, e incluso lo incluyeron en la portada de la revista Time. El PLP continuó luchando por la Alianza

Trabajador-Estudiante y organizando acciones militantes que reflejaran la posición de clase de que la clase trabajadora nunca podría volverse obsoleta mientras el capitalismo caiga en una espiral de crisis, degradando las condiciones laborales de los trabajadores y empujando a más segmentos de nuestra clase a la pobreza con empleos más precarios.

A lo largo de la guerra, el Partido Laboral Progresista, que había lanzado la primera manifestación masiva contra la guerra en 1964, desempeñó un papel ideológico, político y práctico crucial dentro del SDS y del movimiento contra la guerra en general. El PLP ganó experiencia, avanzó en su línea política y reclutó a un gran número de estudiantes y otras personas para sus filas. Muchos siguen siendo miembros y líderes del Partido casi cuatro décadas después. Muchos miembros del PL que fueron reclutados en los años 60 y 70 lideraron recientemente un foro llamado Lecciones de 1968 y más allá. No se pierda el artículo en el próximo número de DESAFÍO.